Review: Creamfields en Chile 2010

Posted on noviembre 22, 2010 por

2




En este review del festival homologo del Reino Unido, explayaremos los puntos que nos gusta destacar en Los Diez, claramente por los músicos que nosotros seguimos y también los conceptos que queremos resaltar de aquí en adelante a los festivales, conciertos, jam’s, que podamos asistir de ahora en adelante.

Todo decía que esto sería un gran día, pues, se había anunciado la vuelta de los multistages, teniendo cada uno distintos artistas, siendo entre ellos los más renombrados en cada uno de sus géneros, prometiendo así una gran noche que culminaría con los pesos pesados en cada escenario. Es un orgullo que la productora se la haya jugado con los nombres que trajo, aun siendo estos en su mayoría de la línea mainstream, con la oportunidad de la diversidad de escenarios, escuchar a músicos como Richie Hawtin, Dubfire, Steve Lawler, Mark Knight, Faithless. Siendo estos los que llevan la vanguardia, musicalmente, en sus propios géneros, teniendo como norte la propia investigación de sus sonidos y entregar siempre calidad en sus presentaciones.

Los Diez, comenzamos la noche con la banda que tubo sus grandes producciones hace doce años, hablamos de Faithless, pareciera que los años no pasan en vano en esta banda, pero aun así los hits siguen encendiendo a las multitudes, sea cual sea la latitud donde se están presentando. La verdad, pudimos hallar en esos grandes músicos, una buena banda, que vive del pasado e intenta entregar matices del presente con sus nuevos registros, aun así entregando pulcros espectáculos, para el inicio de una noche.

Después, nos cambiamos del Main Stage, para poder escuchar los sonidos de Cocoon Arena, llevando el nombre del vanguardista sello Cocoon, quien su fundador es nada menos que Sven Väth. Pudimos presenciar el fin del set de Cassy, una dj germana, sin mucho marketing, ni hits conocidos, pero que supo hacer una buena antesala a lo que vendría esa noche. Siendo predilecta de un sonido más del vinilo, igual que muchos del Sello Cocoon, como el mismo Sven, pudo tener un ambiente bastante grato, aun cuando los tocadiscos se fueron a blackout, con una sonrisa arreglando los desperfectos y siguiendo con su set bastante cargado al minimal.

Finalizando Cassy, se tomaron unos minutos para cambiar los equipos, se cambiaron los vinilos por el cd mixer y el computador de Steve Lawer, que tenía un sticker que decía “Viva la música”, siendo la tónica de su set de una 1:30, cargado al Tech House, con toques de Tribal House, encendiendo la pista durante toda la función que nos pudo entregar. Sinceramente, para nosotros, Steve Lawer se robo la noche, dejando la vara muy alta, pudimos ver en vivo como se maneja un buen productor ante un público con el oído bien entrenado. Pero no sería todo… Ahora le tocaría el turno a Dubfire, un ex integrante de Deep Dish (un duo que pinchaba más House que otro genero), haciendo lo que sabe hacer y ha hecho durante todo este año, elegir creaciones propias y ajenas de lo mejor que está sonando en el ámbito del Tech Minimal o Minimal a secas, con samples muy oscuros, provocando un sonido muy completo, envolvente y a la vez “fiestero”.  Es común hablar, entre amigos, frases como “me atrape” u “estoy arriba”, creo que con Steve Lawer sentimos lo último y con Dubfire lo primero. Pero, creemos que Dubfire tiene una mayor agudeza en sus oídos, pues elegir bien los track y samples para no volver monótona una noche con el Tech Minimal se necesita mucha experiencia y muy buen gusto.

Finalizada la actuación de Dubfire, continuó el pesado pesado que es Richie Hawtin, siguiendo un poco la tónica de su antecesor, pinchando un Tech muy oscuro, con los samples y sonidos propios de Richie, un sonido tan propio de él, tenía en delirio a los asistentes, ya que no todos los años tenemos tan magna asistencia en nuestro país.  Un punto alto de la noche, es que en medio de su set, Richie bajara del escenario para poder acercarse a una persona y pedirle que dejará de tocar un pito, demostrando que Richie más allá de buscar animadores, no quiere disturbios, ni otros accesorios cuando despliega los sonidos a su público. Sencillamente notable. Se hizo corta las casi dos horas de Richie, siendo cortado en más de una ocasión, pero el siguiendo dándonos algo de su música, dejándonos en una gran pausa y no pudiendo acabar como debería su set.

Podemos concluir, que pudimos vivir lo que realmente quiere transmitir Creamfields, un verdadero festival de la música electrónica y sus subgeneros, pudiendo así tener para los diversos gustos calidad de músicos y productores. Damos gracias por haber hecho el esfuerzo de la productora Street Machine de volver al origen del festival como también del público por responder tan bien.

Las fotografías fueron sacas del album de @StreetMachine

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Música