En honor de Leslie Nielsen

Posted on noviembre 30, 2010 por

0




No es difícil recordar a los buenos actores, y hacerles sus merecidos reconocimientos en vida, tienen muchos premios que se entregan por trayectoria, innegables, en muchas ocasiones, incluso necesarios, pero el verdadero premio es el recuerdo, la memoria, del público más que aplausos. Difícilmente ocurre esto con los que desarrollan humor, pues como los sabios de Mountain Python decían “Si eres buen actor, serás mal comediante”, extrapolando la comedia a todo un nuevo genero, y es así entendido por las grandes productoras que producen películas y series a destajo, basandose en el reciclaje de parodías, hablando de las mismas vicisitudes del siglo pasado, los matices contemporáneos y esa risa sampleada de un público que se rinde fácil ante el play. Es más difícil para el humorista ser reconocido, pues hace humor, su trabajo es hacer reír y ¿qué dura una risa?

Lo que tenía Lieslie Nielsen, era una gran excepción, claramente no contaminada por los medios masivos que hoy dominan los gustos populares, el fue un actor y comediante, ese raro espécimen que se confunde con las nuevas estrellas que generan y deben generar en Hollywood para mantener las forzosas risas. Recuerdo todas sus películas, haberlas vistos en VHS, desde que tuvimos uno en mi casa, pudiendo seguir la saga The Naked Gun – la primera emisión fue lanzada en el año que nací -, la introducciones única de esta saga debe haber marcado a toda una generación, más el estilo del humor y los personajes con el que creaba Nielsen, puliéndolo en cada película hasta llegar a lo que sería su sello característico, ese humor inteligente, ese humor sin groserías, más no un humor necesariamente blanco. En escenas, “subidas de tono”, recuerdo cuando se enfrentaba ante las chicas y estas se las insinuaban por ser Espía y sentía algo de vergüenza, sabiendo que tenía prohibido ver un poco más del cuerpo de las feminas, algo mínimo comparado a lo que se exhibe hoy en día. Muchos diálogos no comprendí, pero unía a mi familia ver las películas de Nielsen, prometía buenas carcajadas, incluso después de muchos años de haber visto las películas.

También sabía sorprender, teniendo ya todo un camino desarrollado, se daba el lujo de aparecer en películas fuera de su generación, pero demostrando que su humor es universal, pudieses no entender todo lo que dijese, pero la situación sería cómica, sana, y más que tenerte aferrado 90 minutos a un televisor, te daba algo que no puedes encontrar en todos los videos clubs , el desarrollo del humor, la belleza de reírse de uno mismo, de la fanfarronía provocada o espontanea, la risa de nuestra generación, de las pasadas, de las venideras, de lo bueno y malo. Te provocaba, ese optimismo que te daba pensar que después de todo, no todo es  tan malo y si lo vieses de otro lado, y tuvieses una pistola en la mano, te reirías de ese tipo que está a la defensiva, boca abierto y pasmado, o sea tu mismo. El gran logro de Nielsen para la posteridad.

Que descanses en paz y seguiremos riéndonos contigo.

Anuncios
Posted in: Cine, Otras Hierbas