Review de Black Swan, en el Festival de Cine Bajo las Estrellas

Posted on enero 24, 2011 por

0




Black Swan, inicia el primer ciclo de review’s que debemos por haber asistido al Festival de Cine Bajo las Estrellas, lamentablemente esta película fue proyectada en cines cerrados, pero aun así se disfruta plenamente haber recibido una cinta que distaba a más de 20 días en ser estrenada de una manera completa en las cadenas de cines nacionales.

Podría comenzar a  hablar de la psicología que se discute en esta cinta del gran Aronosfky, que continuamente intenta indagar en las creencias y necesidades del ser humano, como en sus antiguos filmes, pareciese que en sus filmes discute diferentes realidades, pero siempre ha sido una: Como las personas buscan sus caminos, siendo ellos mismo el camino.

Podría comparar la película con mayores tonalidades, con la propia obra de ballet, intentar cerrar los ojos y recrear que estamos en el  Teatro Municipal de Santiago, pero es completamente incorrecto. No debiese caerse en el error de saber criticar esta película como el repertorio de una compañía más, porque no sería justo. En esta película lo principal es nuevamente el mismo discurso de Aronofsky, y es aquello lo discutible dentro de todo esto y a lo largo de su repertorio.

En Pi, Aronosfky plantea la necesidad que ha tenido la humanidad durante toda su existencia, esa vaga necesidad de saber la verdad, máxima absoluta de toda ciencia, pero la cual es imposible de allar y en la que cae su protagonista dando vueltas y vueltas, siendo esta su verdad.

En Requiem for a Dream, muestra las adicciones de un grupo de amigos, como se pierden sus rumbos y tienen un final que se lo han buscado, al estar exiliado de sus caminos, desgatados por si mismos, muriendo en su propia verdad por sus adicciones.

En The Wrestler, muestran como se puede desgastarse nuestro camino al dejarnos llevar por las senderos más limpios, siendo no siempre el camino más seguro, ni el correcto, sino realmente efímero y como nuestros propios deseos pueden desembocar en un final adelantado. Como a lo largo de su obras…

Acá podremos ver a Aranofsky maduro, con una Natalie Portman excepcional, lo que culmina en una película muy redonda, más aristas que la crítica oficial debe repocharle por no bailar completamente con sus pupilas degustativas: Vicent Cassel desevolviendose en un cliche de las artes, una Mila Kunis desenvolviendose como lo haría en una sitcom juvenil, una banda sonora que cae en la majadería, etc.

Pero, ¿Esto habrá sido adrede? Hay que hacer un sencillo ejercicio, mirar todas las los poster, acá la protagonista es una, es un todo o nada, es un blanco o negro, acá no hay grises, y es lo que propone este gran cineasta. Entrando en un mundo más comercial, por los grandes apellidos presentes, todo parece ser una danza para el rol principal, una danza en que ella encuentra su verdad, como a lo largo de todas las películas de Aronofsky. Si tienes algo de fidelidad con el director, sabrás al igual que yo lo que sucederá a la vuelta de la esquina de muchas escenas, más su descenlace, pero hay que saber repasar, dejar de lado muchos aromas y aristas, saber tragar y esperar ese sabor que aparece con los días en tu gaznate, para recién saber lo que has probado.

Salud, Aronosfky, Black Swan es un vino que se explora con los días y el próximo Jueves podrán todos disfrutarlo en las salas de cine, para catar ese cine que siempre se valora, siendo las expectativas que sean que tengamos del filme. Salud.

Anuncios
Posted in: Cine, Review