Vivencias de la Feria del Libro Usado

Posted on febrero 13, 2011 por

1




Sin querer, pero queriendo, asistí  en la segunda semana a la feria del Libro usado, a un día de finalizar este tradicional evento capitalino. Normalmente soy de los primeros en asistir, para ver si encontraba alguna joyita a buen precio, pero por los menesteres de la vida y sus desenlaces, esta ves asistí en el tiempo mencionado.

Es mi cuarta ocasión asistiendo, consecutivamente a esta evento, el cual tiene muchos puntos positivos que destacar. Primero, el recinto elegido está en el centro de la ciudad, se realiza en la Facultad de Artes de la Universidad Mayor, lo que es muy accesible llegar desde distintos puntos de la ciudad, siendo el Metro Bellas Artes el más cercano. Segundo, el recinto es muy acogedor, una casa de hacienda seguramente – ignoro su historia – en el casco antiguo de Santiago, y equipado para  tomarse un break en la compra, un café para discutir o el almuerzo del día.

Ahora, a cerca de los libreros y los libros. Acá uno puede encontrar de todo, pero principalmente uno tiene que saber regatear, sí la palabra clave es REGATEAR. Al abrir un libro, todo usual comprador, sabrá que adentro está el precio estipulado por el bien, pero en estas instancias de feria y siendo los últimos días la clave es REGATEAR. Ahí uno conocerá como han estado los días previos, la paciencia de los libreros los últimos días es más fácil de desestañar dándose unas vueltas; consultando precios; incluso entablar una conversación por el clima, autores o editoriales. Cuando hayamos elegido el libro, después de darnos unas vueltas por la feria, la palabra clave sería: “¿Cuál sería el último precio? (con nuestra mejor cara).

Personalmente, siempre me voy con las ganas de haber buscado mejor, pero siempre me voy satisfecho con lo que he comprado y siempre las disfruto. Los tres libros que compré, no superan por lejos la barrera de los diez mil pesos, siendo Anagrama una editorial reconocidamente cara. Sé que deje unos libros muy buenos por ahí, que ojalá hayan encontrado dueño el día de hoy, pero si no es así habrá otra oportunidad el próximo año, pues siempre se me olvida consultar por los datos de los libreros y sus locales permanentes. ¿Eso le da un toque de magia a esto o no? Ir todos los años buscando algo pasado y encontrarse con cosas nuevas, ¿Me doy a entender? Espero que hayan podido disfrutar de esta Feria.

A cerca los libros que compré, espero prontos contarles en una reseña respectiva de ellos y sus autores, que casi siempre al ojo y el olfato hago mis compras ; si es que no son datos calados.

Anuncios