Review de The King’s Speech

Posted on febrero 17, 2011 por

0




Otra película que se presentó en el Festival de Cine Bajo las Estrellas, pero que no pudimos asistir por tema de horario, dinero, ganas, entre otras. Pero ya estrenada en nuestras sala de cine, después de haberse conocido los Nominados al Oscar, pudimos disfrutar de esta película. Después de esta breve presentación, comenzaremos a analizar “The King’s Speech“.

La película británico-australiana del director Toom Horper, presenta como el Rey Jorge VI de Reino Unido – padre de Isabel II, actual Reina del Reino Unido – tiene que lidiar su tartamudez y los defectos que conllevan su enfermedad en un cargo público, en un principio como príncipe y luego como Rey. Colin Firth logra evocar fielmente todos los males de la enfermedad, y a la vez, todos los temores de un príncipe el cual no debiese haber sido rey, como cuenta la historia y como fielmente la película quiere evocar ese sentimiento.´

Lo que siempre le ha gustado a los jueces de los Oscar, y no hago mis review en base a ellos, son los personajes progresivos más allá de no tener aristas, y Firth tiene toda una evolución en éste film: en un principio es un ser humilde, fastidiado, depresivo e incluso envidioso a causa de su enfermedad. Muchos males para una personaje público y posible heredero de la corona, siendo la tartamudez y la posible herencia de la corona lo que atormentan a Jorge VI. Pero desde que conoce a Lionel Logue (Geoffrey Rush), podemos ver la progresión del personaje, desvelando en diferentes aspectos en lo que haría por sí mismo, por su padre y la corona.

Durante toda la película el Rey Jorge VI es acompañado, destacándola como uno de sus pilares, por su esposa Elizabeth Bowes-Lyon (Helena Bonham Carter). Siendo ella el nexo entre su terapia y sus complejos, el otro yo que puede mirar dentro del Rey y lograr sus ambiciones. Es el personaje al cuál todavía no encuentro su sitial, siendo claramente un rol secundario, se tambalea entre el protagonismo que debería tener la mujer que fue más que un apoyo en la recuperación del Rey.

Mientras que Logue no se queda tan sólo en su rol de terapeuta, también tiene sus propios triunfos y fracasos, llevandolo todo en un buen montaje por parte de Geoffrey Rush, pudiendo sincronizar durante toda la película la dualidad Logue- Rey pulcramente, lo indispensable para no olvidar los roles, otorgando los pasos al desenlace de la historia sutilmente, creando la atmósfera necesaria para ir diluyendo la zozobra del Rey ante el pueblo de Reino Unido de 1939.

La dirección de Toom Horper logra evocar los tiempos adecuados durante toda la película, siendo una narración impecable, como también lo es la fotografía. El único personaje que no logro encajar es  a Elizabeth, interpretando guiños de carisma y picardía, perdiendo la gracia y elegancia de una socialité inglesa, siendo completamente una opinión muy personal sobre la imagen que tengo del pueblo inglés.

Una buena película, basada en hechos reales como las otras nominadas The Social Network, 127 Hours, The Fighter; marcando claramente una tendencia en lo que busca el público hoy en día. Teniendo a diferencia con las otras una sola línea en su dirección, lo que podría encasillarla como la futura gran ganadora de los Premios Oscar.

Anuncios
Posted in: Cine, Review