El desconocimiento de los espacios públicos

Posted on marzo 3, 2011 por

0




Es común que el ser humano no aprecie  lo que tiene a mano hasta que lo pierde, es una conducta bastante común y que a más de alguien le debe haber ocurrido alguna vez. Mientras, al chileno lo que tiene a mano, además de no apreciarlo lo denosta, lo perjudica, lo aparta e incluso destruye.

Cosas que pasan día a día, que a muchos no le parecen importar, toman más relevancia como lo sucedido ayer. Una de las fuentes, que se encuentran en el Centro de la ciudad entre las calles La Bolsa y Bandera, forjada en el siglo XIX en Francia por la casa J.J. Ducel. Fue sencillamente ignorada por un camionero a la hora de pasarla a llevar, para sacarla de cuajo y dañarla casi completamente. Después del accidente, como se describe en el diario LUN (Las Últimas Noticias), tan sólo fue tapada con unos plásticos verdes. También señalan que se habla con la constructura a cargo de los trabajos en el sector, los jefes del camionero, para llegar a un acuerdo reparatorio. Esperemos que suceda, pero no será lo mismo.

Es común que ignoremos nuestros espacios públicos, es común que no sepamos apreciar lo que tenemos al lado,o lo que cubre la hierba, por ejemplo en el Cerro San Cristobal en algunos miradores que parecen estar en el olvido hay trabajos en fierro de un gran arquitecto chileno – tarea para la casa para saber quién es -. También tienen que pasar terremotos, incendios, o sea la destrucción de aquellos muertos vivientes para ser mediana o completamente muertos para recién averiguar su historia, lo que significan o deberían significar para nosotros y sus usos en los espacios públicos.

El terremoto nos dejo bastante lecciones, algunas ignoradas, como los monumentos o pequeños símbolos que utilizan nuestros espacios públicos. Por ejemplo, cerca de donde vivo había una cruz en señal de una matanza que sucedió cuando todo ese terreno era una parcela y de un sólo dueño. Hablo de la Matanza de Lo Cañas, que más de un vecino, amigo, transeúnte debe ignorar. Valerosos son aquellos que no ignoran, educan y restituyen, porque esa cruz se calló completamente y ahora está restituida con una placa para conocimiento público.

Así se veía la antigua cruz, sin placa, ni nada

Hoy, nos molestamos si obras de artes están en la vía pública, como sucedió al frente de La Moneda y en algunas calles de Las Condes. No deberían ser vistas como sencillos obstáculos, sino como algo enrequicidor de nuestro día a día, de nuestros espacios, de nuestra vida. Más de alguno sí estuviese en París o Roma lo hubiese fotografiado. Pero como estamos Chile, es un estorbo y sí ando de tiempo estampo un reclamo en Carabineros.

Creo que a todos nos gusta lo que está sucediendo con el Palacio Cousiño, un sobreviviente a los terremotos de nuestro país, mientras que el Palacio Pereira no ha corrido con la misma suerte y estaría en el completo olvido si no fuese por los privados, los cuales no estarían interesados preservar solamente según la información de los últimos meses click aquí.

Hay que generar conciencia, si queremos ser un país desarrollado está más allá de lo que vamos a tener, sino de lo que somos y como preservamos lo propio para el futuro. Hay que preguntarse el porque de las cosas, de nuestros espacios, monumentos, símbolos, y enseñar a nuestros conciudadanos, extranjeros, amigos y familiares. Sino nos conocemos a nosotros mismos, difícil darnos a conocer al mundo.

 

Anuncios