Lollapalooza: Primer día Review

Posted on abril 6, 2011 por

4




Había llegado el día que estábamos esperando hace unos meses, aquél día en el que Chile estaría bajo el foco del mundo musical y sus diferentes aristas, en Chile se celebraría un festival de grandes proporciones que por primera vez salía fuera de Estados Unidos para conmemorar sus veinte años de trayectoria y habíamos tenido la gran suerte de haber sido el país elegido para conmemorar este gran aniversario de Lollapalooza.

De ése sábado 2 y 3 de Abril, se podrían escribir más de 50 mil puntos de vistas distintos, acá intentaremos otorgar oficialmente para Los Diez los observados por nosotros y por nuestros colaboradores que nos dispersamos en distintos escenarios o disfrutamos de los mismos. Es así, como aprovechamos este espacio de instar a quiénes quieran escribir a cerca de los artistos no descritos a continuación y en la nota del día de mañana. La invitación está hecha.

Primer día de Lollapalooza

Algunos días previos a Lollapalooza había soñado con que asistía al evento, pero estaba ansioso y nervioso, pues me había quedado dormido y llegaría algo tarde. Pero me encontraría con algunos artistas, beberíamos algunas cervezas y vería unos de los mejores show de mi vida. Claramente era un sueño, pero como siendo alguien que cree en ellos, sucedió que en esa semana sufrí unos de los peores resfrío en años, provocandome una gran incapacidad para tener un sueño normal, siendo así que llegado el Viernes desperté en la madrugada del Sábado, o sea en nuestro día especial. Me las idee de alguna manera, para poder dormir, haciendo muchas actividades tanto físicas como mentales, para quedarme dormido cerca de las 7:00 AM viendo fútbol inglés.

Despierto unas horas después, ya no era el Manchester United jugando, ahora era el Chelsea, veo la hora y eran cercano de las dos de la tarde. Mierda, tenía que salir para no perderme el primer número del día. Ver los números chilenos se fueron a la basura, mis grandes disculpas a mis compatriotas, así que almorcé rápido, tomé algo llamado gripasan y partí rumbo al Parque O’Higgins.

Al llegar, entré por Tupper, raramente no me revisaron nada, me preguntaron sí venía por los dos días, dije que sí, pero después no entendí lo que me indicaron. Hice caso omiso, pero luego sabría que era para la pulsura por los dos días, ¿Para qué servía? Ni idea, tal vez era sólo de recuerdo. Caminando, pude ver que había muy buenas señalizaciones de los baños, los diferentes escenario, de los horarios bien. Eso sí, un problema, siendo el 10% de asistente extranjeros hubiese sido bueno que todas las señales tuviesen su símil en inglés. Primer detalle, que me traería una anécdota después. Sigo caminando por los bordes pavimentados del Parque O’Higgins y me encuentro con un stand de Coca Cola Zero, bien, algo para refrescar el gaznate después de venir apresurado al Parque.  Después me encontraría con los Stand Ecológicos, incluso vi caras conocidas, me acerqué a uno para firmar para proteger a las ballenas, vi otro para donar dinero para la Isla Juan Fernández, pero quise resignarme por el momento, no conocía el precio de las comidas y los bebestibles. Mañana donaré ése dinero, me dije. Ya cerca de las tres de la tarde, y yo a pasos del Claro Stage, me encontraría con mi primer show del día: Cypress Hill.

Cypress Hill

Claro Stage


La banda compuesta por B-Real, Sen Dog, DJ Muggs, Eric Bobo aparecieron con bastante fuerza al escenario y muy celebrados por la gente en un principio. Alrededor de diez mil personas se estaban dejando llevar por sonidos que no todos  conocían, pero entre las rimas de B-Real y Sen Dog, la gente iba disfrutando del sonido que escuchaba. Teniendo más de veinte años de experiencia, y el haber debutado en eventos masivos de la mano de Lollapalooza (lo que incluso les hizo aparecer en Los Simpsons), no fue difícil que se ganarán al público con temas como Rise Up, How I Could Just Kill a Man. Teniendo puntos muy altos con su repertorio en español con canciones como Tequila SunriseLatin Thugs, preguntando cada vez sí la gente quería escuchar más canciones en español para los latinos. El momento en que todo el público estuvo a su merced, fue con su tema Insane in the Brain logrando hacer saltar hasta el más tímido o quién no haya nunca escuchado su hip hop. También es destacable quién está detrás de las percusiones, como Eric Bobo, el que tuvo más de un solo para demostrar todo su fuerza y ritmo, a quién incluso B-Real lo acompaño para generar una gran batucada. Buen espectáculo el de Cypress Hill.

James

Coca Cola Stage


Hace unos catorce años, James se presentaba en Lollapalooza en Estados Unidos, el recibimiento del público provocó que fuese completamente un fiasco y no pudieron superar ese espectáculo diciendo no a próximas invitaciones de Farrel. Siendo el aniversario una buena excusa, además de estar lejos del suelo norteamericano, la banda dijo que sí para tocar en suelo chileno. Muy agradecido están de su respuesta, como bien muy agradecidos estamos todos los que pudimos presenciar magno espectáculo, siendo sublime unos de los adjetivos más cercanos para describir la emoción que pudo transmitir Tim Booth al tener tan humildad para conectar fácilmente con el público. Demostrándose emocionado innumerables veces durante tantas canciones que el público coreo con la emotividad suficiente para robarle las palabras más de una ocasión a Booth. Con un integrante menos por estar hospitalizado, James pudo dar unas de las mayores sorpresas que tendría Lollapalooza, enamorando a una banda  con el suelo chileno y muchos desconocidos de su música. Durante el mismo show, Booth dijo que esta vez no sería la última vez que nos veríamos las caras y más tarde que temprano volveríamos a vernos las caras. James cerró el espectáculo con unos de los momentos mágicos del Festival, subiendo a gente del público para cantar, bailar, y tal vez llorar, con Laid. ¡Muchas gracias James por haber venido a Chile!

Edward Sharpe & The Magnetic Zeros

Tech Stage

Luego de haber presenciado unos de las mayores y mejores espectáculos de Lollapalooza en Chile, vamos al primer punto negativo del evento. A unos cinco minutos del Coca Cola Stage, se encontraba el  Tech Stage con las rejas cerradas impidiendo al público entrar, tampoco salir. Toda una batahola, uno de nuestros colaboradores pudo ingresar y ver el espectáculo, mientras quiénes oficialmente pertenecemos a Los Diez, nos quedo tan sólo esperar unos minutos desde las rejas ver que sucedía. Después, ya no importaba mucho y mejor fuimos a ganar una buena posición para ver a The National. Lamentable haberse perdido un número por estas condiciones y en este contexto.

The National

Coca Cola Zero Stage


Uno de los números que provocaron que haya comprado mis tickets instantáneamente estuviesen a la venta. The National es una de las bandas que está produciendo la mejor música el género rock independiente. Han escalado disco a disco en nivel de composición, siendo High Violet uno de los mejores discos del año pasado. Estaba todo predispuesto para lograr un gran concierto y así lo fue. Una cálida bienvenida de la banda nos otorga Start a War, y luego Anyone’s Ghost, demostrando la capacidad de generar su música de diversas capas y de paulatinos in Crescendo que pueden lograr ser más “rockeros” que en los mismos discos, siendo aun así capaces de transmitir una emotividad hasta la catarsis. Todo gracias a las buenas interpretaciones de toda la banda, además de dos músicos acompañantes quienes estaban a cargo del piano, guitarra, trompeta y/o trombón. Notable los saludos de Matt Berninger por el vino y los chocolates a alguien de mi mismo nombre y la capacidad de Aaron Dessner de llevar las canciones un poco más allá. Un concierto para erizar los pelos a cualquiera, provocando una distinta emotividad a de James, pero a la vez fluyendo una gran energía basada en la simplicidad de fusionar distintas capas en las canciones y no sobresaturar el ambiente, cuando el sonido lo permitió. Luego de Terrible Love, lo que sería su gran hit de Hight Violet, la banda se retiró dejándonos a todos extasiados.

Deftones

Claro Stage


Después de diez años, volvía a ver aquella banda con la que debuté en conciertos, nuevamente tocaban suelo chileno como aquél 2001 y 2007. Ahora la espera no fue tan larga, además de contar con un nuevo álbum Diamond Eyes el cuál fue recibido muy bien por la crítica como su público. No era menos ver este espectáculo, además siendo uno de los headliner’s de Lollapalooza, era difícil desdoblarse y estar viendo The Empire of The Sun. Con el cambio de horario por la caída de Yeah Yeah Yeah’s, provocó que intentará ver una primer parte del show de Deftones para luego ir a ver Empire. Lamentablemente para mis planes, acá mando la visceralidad de Deftones, introduciéndonos con Diamond Eyes y Rocket Skates, todo fue cuesta arriba repasando los mejores temas de la banda como Engine No. 9, Be Quiet and Drive (Far Away), My Own Summer, Digital Bath, Minerva, Sextape, Elite y Change. Repasaron su discografia completa, otorgando un show demoledor, aun así no provocando los famosos “moshing” masivos que ocurren en sus conciertos, siendo destacado por el reportero de The New York Times. Momentos altos, era cuando Chino Moreno se acercó al público y pedía una mano para subirse a las rejas de protección, en unas de esas ocasiones le bajaron el pantalón y le dieron una nalgada. Notable. Otro momento para sentirse participe de un festival, fue cuando Sen Dog subió al escenario a cantar con Chino Moreno Back To School. ¡Muchas gracias por presenciar esta oportunidad tan especial! Tendríamos un breve encore para despedir alguna parte del público que se dirigía a ver a The Killers o Fatboy Slim, para que la banda volviera para interpretar Root y la gran Seven Words que cerró de una gran manera la presentación de Deftones en Chile. Como extrañamos en esa última canción a Chi Cheng, nuestras fuerzas para él y su recuperación.

Fatboy Slim

LG Stage

Después de recargar energías en los stand de comida, además de beber el suficiente líquido, pude presenciar dos canciones de The Killers, lo que me pareció ver un público completamente grato con el espectáculo, pero tampoco un encanto envolvente como lo esperaba. Bueno, seguí mi camino al LG Stage y me encontré con otra sorpresa. La cancha estaba cerrada para la gente, tan sólo las plateas tenían acceso, lo que ya parecería ser otro punto negativo al festival, más de lo que yo esperaba. Pero a los pocos segundos que había llegado, abrieron las puertas nuevamente, y rápidamente baje hasta la cancha del Arena para darme cuenta que estaba repleto y Fatboy Slim estaba brindando un gran espectáculo. Con dos grandes pantallas a cada lado y una de un mayor volumen se encontraba detrás del DJ. A la vez que mezclaba grandes hits con loops completamente bailables, existía también una gran dualidad con lo proyectado en las pantallas, otorgando un gran nivel al espectáculo dado por el estadounidense. Momentos claves: Eye of the Tiger a capella, Right Here Right Now,Show Me Love, What the Fuck,  Funk Soul Brother; por nombrar algunos.  Se hizo corta la noche y el show de Fatboy Slim terminó antes de lo presupuestado, pero siendo el último show de la noche acabando después que The Killers.

Siendo alrededor de las once de la noche, caminando en dirección de la salida Matta, estaba sencillamente contento, feliz, extasiado, a la vez agotado, con las piernas pidiendo ya su descanso. Aun así, salí con un gusto de más, quería mucho más, habrá sido por no haber llegado antes a ver los show chilenos, no lo sé, pero sabría que Lollapalooza podía entregarme mucho más. Que bueno que había comprado un abono de dos días y al día siguiente estarían otros pesos pesados.

Anuncios
Posted in: Eventos, Música, Review