Lollapalooza: Segundo Día Review

Posted on abril 10, 2011 por

0




Domingo 3 de Abril, nuevamente despierto algo tarde, veo que mis piernas están como nuevas y digo “bueno, será, de nuevo me perderé los artistas chilenos”. De nuevo las disculpas para los artistas procedentes de nuestro país, pero planear las cosas no siempre resultan como uno quiere. Me duele no haber podido ver a Matanza nuevamente, a Javiera Mena tan solo pude escucharle la ultima canción y no puedo realizar un juicio objetivo, ya nos veremos nuevamente.

Segundo Día de Lollapalooza

Ya siendo el segundo día, conociendo como debía manejar mi presupuesto, pude donar algo de dinero a una ONG, firmar por otras, conversar con algunos, etcétera. Es lo lindo de este festival, que se le de tanta oportunidad a las ONG ecológicas que uno siempre quiere ayudar, pero no sabe como o sencillamente no se da el tiempo para acercarse a ellas. Gran labor a todos los voluntarios que estaban distribuidos por todo el Parque O’Higgins recolentado basura, sencillamente un aplaudo por todos esos jóvenes y bien merecido se tenían después ver algún show en específico. Espero lo hayan pasado tan bien como yo, reconozco que yo sería un buen voluntario, pero teniendo a los artistas del día Domingo, que difícil hubiese sido… Ya iban a ser las 2:30 PM, me dirigí al escenario Coca Cola Zero Stage.

311

(Coca Cola Zero Stage)

Muy puntuales aparecieron los integrantes de 311, entregándonos un rock bastante californiano, aunque sean oriundos de Nebraska. La banda supo amenizar un sol que parecía más fuerte que el día anterior, entregando un pulcro show con sus mejores temas en su larga discografia. Lo llamativo es que se repitieron números vistos en el día anterior, cuando la banda ingreso varios tipos de percusiones, generando una gran batucada la cual el público supo apreciar toda la energía desplegada en el escenario. Siendo la primera visita de los norteamericanos demostraron mucha dualidad con el público, siendo bastante grato y a la vez relajante su música. También se entregaron algunos temas para el baile y otros sencillamente para rockearlos. Un buen momento fue cuando Nick Hexum pregunto sí había fanaticos de The Cure en el público y comenzó a cantar Love Song, con los sonidos propios de la banda. Fue fácil sentirse con 311 nuevamente en un festival.

Devendra Banhart

(Tech Stage)

Nuevamente problemas, siendo Devendra Banhart unos de los números más esperados por mucho público, el colapsó en el Teatro la Cúpula era algo más que esperable. Ahora sucedió a escalas superiores, con filas de personas desde una hora antes del show y con la hecatombe a media hora antes del mismo espectáculo. Perdiéndome el final de 311, logré unirme al mar de gente intentando entrar a ver el espectáculo del venezolano norteamericano, pero las rejas no se abrían. Después de unos minutos, sencillamente cedió y la fuerza policial intento hacer lo posible para intentar ordenar todo. No sé realmente como logré ingresar, sólo sé que pasé por arriba de rejas, polerones, zapatillas, zapatos, con un codazo regalado por unos de los carabineros y me encontré con un teatro rebalsado de gente. Literalmente, no cabía un alma más, existía una humedad por el calor humano provocando que se sintiese más de cinco grados centigrados que afuera. Estaba cerca de la entrada a la sala del espectáculo, viendo el show desde lado, el cuál demoró más de 15 minutos en comenzar. Menos mal que Devendra lo hizo con sus mejores canciones desde el primer momento. Lover y Baby lograron calmar a todo e público expectante, a muchos los hizo salir del Teatro por el calor. Desde Shabop Shalom Devendra también sintió la temperatura ambiente y en la siguiente canción se despojo de su polera para el gusto de todas las mujeres presentes.  Al finalizar Angelika, teniendo una muy buena presentación y que provoco bailar a los asistentes, se me hacía tarde para estar cerca de The Flaming Lips. Sí la entrada fue difícil, la salida también lo fue, siendo que Carabineros de Chile dijo que en el Teatro La Cupula no habrían más actos en ése día. Estaban los accesos cerrados y gente de seguridad tuvo que abrirnos una puerta anexa para poder salir del recinto.

The Flaming Lips

(Coca Cola Zero Stage)

Uno de los números más esperados por muchos, pues el show dispuesto por The Flaming Lips es conocido por tener una gran conexión con todo su público, interactuando directamente con ellos. Desde la primera canción Wayne Coney se lanza dentro de una bola inflable por las cercanías del escenario, durante todo el espectáculo hubo un buen show armado sobre el escenario con gente vestida de naranjo animando, con personas vestidas de osos, de hongos, Wayne Coney lanzando confetti, etcétera. Pero, algo que me sorprendió más, es la capacidad que tienen como banda de tener un muy buen sonido y creo que es algo que no se le valora completamente a la banda. Muchas postales se tomaron de este show, que de seguro será la propaganda para los próximos festivales. Temas como Do You Realize??The Yeah Yeah Yeah Song, fueron muy bien recibidas por todo el público y bastante coreadas, siguiendo siempre el juego a Wayne Coney. Todo se selló con Raze for the prize, y Coney señalando que cada vez que lo inviten a Chile vendrá. Ojalá lo veamos más pronto que tarde.

Fischerspooner

(LG Stage)

Pude llegar a la mitad del show de Fischerspooner y pude notar que tenia la fiesta parcialmente desatada en el LG Stage, se podría decir que unos de los espectáculos con mejor montaje sobre el escenario a la par con The Flaming Lips. Es que no es menor lo que hace el mal llamado duo Firscherspooner, ya que cuentan con un grupo de bailarines, apoyo como dj, entre otros. El electroclash entregado era fácil de digerir, incluso para no tan adeptos del género, es difícil creer quién se haya acercado al LG Stage no hubiese bailado alguna canción que sea de toda esta agrupación. Más allá de la música, toda canción tenía su toque de teatralidad bien orquestado con vídeos de los ensayos de las canciones o vídeos conceptuales de las mismas canciones. Todo un número bien completo el entregado, distintos trajes que serían usados casi en su totalidad por Spooner y sus bailarinas, muchos elementos para dar el aire teatral como espejos en el escenario, y bastantes relatos de Spooner indicando cosas como “Nosotros no tenemos que vivir de nuestros hits, a menos que ustedes nos los pidan” interrumpiendo Emerge, “Las verdaderas estrellas en los papeles estelares mueren al final de la película, quiero que ustedes hoy, después de está canción, moriré en el escenario” . Fue así como Firscherspooner falleció sobre el escenario un Domingo 3 de Abril.

Boys Noize

(LG Stage)

¿Qué se podía esperar de Alexander Ridha sino fuese un show en el cual su set estuviese cargado de bombas de su propia manofactura o remixes? Con unos minutos de retrasos, pero que duró mucho más de lo pactado (creo que Fischerspooner habría salido atrasado también en su número) Boys Noize nos entrego todo un arsenal de temas al cual logró encender la fiesta en LG Stage. Con una cancha casi completamente llena, acá todo el mundo se dejo llevar por los sonidos electro y tecnho contemporáneos del productor y dj alemán. Una de las grandes visitas de esta primera edición de Lollapalooza y que muchos recordaremos por mucho tiempo. De esta calidad deberían muchos más fijos en la agenda de Lollapalooza, porque sí bien mucha gente llego hasta desconocer a Armin Van Buuren, no pudieron negar entregarse al sonido de las mezclas de Ridha. Sencillamente espectacular y entregandonos un show como le conocemos, quiénes le seguimos. Difícil poder olvidar Yeah vs My Moon My Man y a capella Swoon de Chemical Brothers. Muchas gracias por haber venido por primera vez a Chile!

Kanye West

(Coca Cola Zero Stage)

El show que cerraría el festival sería nada menos que unos de los nombres que más suena en estos momentos en Estados Unidos, se trataba nada más, ni nada menos que Kanye West. ¿Por qué tanta expectación por éste acto, pudiendo ser uno más? Sencillamente porque uno de los mejores discos del 2010 fue gracias a la manofactura del rapero y muchos de sus colaboradores, además de haber entregado una filmación de un vídeo de más de treinta minutos siendo de casi toda obra de él. Uno de los artistas con uno de sus mejores años, por lo menos, musicalmente se presentaría para deleite de nosotros antes que festivales tan importantes como Coachella. ¿Qué más se podía pedir para un gran cierre? Kanye apareció con retraso en el escenario, demostrando toda la personalidad que lo envuelve y le hace fama, pero partió entregando toda la música que es la gran respuesta a todas las críticas que pueda tener él como persona. Canción a canción el ambiente iba tomando más fuerza, hit tras hit, iba demostrando al público chileno y extranjero que el no nación un 2010 con My Beautiful Dark Twisted Fantasy. Supo arregrarselas en todas las canciones en la que tenía compañía de vocales, cortando sencillamente esas canciones o dejarlas que sonarán programadas, manteniendo toda la calidad de producción de estudio con las rimas en vivo de West. Repaso sus cinco albumnes en menos de dos horas, toco la mayoría de sus singles o hit de radios, incluso dejando algunos guardados, lo que nos indica la gran calidad de artista que tuvimos al frente alrededor de 20 mil personas. Partió bastante serio, luego esbozaba algunas sonrisas, para finalmente pedir aplausos para sus DJ de compañía y darles gracias a todo el apoyo que ha tenido como músico en toda su carrera. Supo darles en el gusto a toda la gente, incluso quién le escribe, aunque Kanye West pudo haber para unos veinte minutos más esa noche. Uno de los mejores show que he presenciado y uno de los mejores del festival quedando para gusto de cada quién objetarme o no.

Luego de las palabras, sonando detrás los loops de Stronger, se despedía Kanye West. ¿Pudo haber un mejor cierre? Yo creo que sí, algo de pirotecnia o Perry Farrel con artistas del días anterior para decir gracias por este festival. No se sintió un cierre real, y sería mi segunda crítica para este día (la primera es el nuevo colapsó de Tech Stage), creo que se podía trabajar eso. Después de Kanye volví a mi cuerpo, mis piernas ya no daban más, dos días seguidos por más de seis horas de pie, saltando, bailando vibrando, debía ya partir rumbo a mi casa y volver a la realidad. Antes de todo, pasé por el stand ecológico en el que te regalaban un árbol a gusto, tomé un platano oriental (al que soy alérgico) y partí a mi casa. El efecto Lollapalooza duró toda una semana (felicidad), y creo que sigue dando vueltas por mí cuerpo. Que gran festival tuvimos.

Anuncios
Posted in: Eventos, Música, Review